26 abr. 2018

JUANA PÉREZ CRESPO



          
Pintura al óleo y acrílico  de Carmen Duarte de Tarasco
                  

                                                                
                                                                                                        La vi cantando en la cuna
                                                                                                        con tal gracia el arrorró
                                                                                                        que no quise interrumpirla
                                                                                                        temiendo ofender a Dios.

                                                                                                                          (Copla Popular)
                                                                                                                                                                                                                                                
"Aserrín, aserrán, los maderos de San Juan..."., los cálidos brazos de mi madrina y una silla de madera en un caluroso y típico día paraguanero, sirven de marco para oir por vez primera la palabra barranco, más concretamente , la expresión: "Se la llevó el barranco"...mis ojos, de por sí grandes, supongo que crecieron más que nunca, tratando de entender sus palabras...-. "Tu abuela Juana se fue al cielo. Ella era pequeñita y muy cariñosa y vivía en la Isla de La Palma, aserrín, aserrán...."-y entre juegos entendí la razón  de la agitación y el ambiente que se respiraba en la vivienda colindante, es decir, en la casa donde vivían mis padres. Yo acababa de cumplir 3 añitos y lo recordaré por siempre. Todos mis abuelos ya habían fallecido cuando  nací, a excepción de Abuela Juana y las circunstancias me impidieron conocerla. En la medida en que fue transcurriendo el tiempo, saber de mis ancestros con tanta distancia y mar de por medio, se convirtió en una fijación.
Este año  2018, se han cumplido 61 años del deslave de enero de 1957 ocurrido en la Isla de La Palma,  dejó huella en el alma y en la vida de todos sus habitantes, más aún en aquellos que perdieron algún ser querido, como fue nuestro caso.




Nuestra abuela estaba casada con Antonio Gregorio Duarte Crespo, tuvieron cinco varones tal y como ya lo expresé unos cuantos Post atrás y quedó viuda en el año 1949, a los 79 años aproximadamente. Ambos, eran personas muy humildes y amorosas con sus hijos y puede decirse, sin lugar a dudas, que Juana Pérez Crespo ocupó un lugar fundamental en la vida de los suyos y en la poesía de Félix, Jesús y Carmelo Duarte Pérez :



Foto de T. Calvente Duarte



                            ¡Madre:un sueño, un sueño! ¡Cómo estoy de júbilo!
                            ¡Qué temblor de preces hay en mi garganta!
                            ¡Ya no soy el niño de los rizos de oro
                            y la tersa frente, como un lirio pálida,
                            a quien tu besabas en la cuna, ébria de divino éxtasis,
                            en difuntas horas ceñidas de gracia!
                            ¡Hay en mi un tesoro de ternuras hondas!
                            ¡Me asedian mil ansias
                            de recorrer mundos! ¡Buscan mis pupilas
                            nuevos horizontes! ¡La vida es un grito que ante mi se alarga!
                            ¡Soy joven! ¡Soy joven! Palpitan mis músculos
                            y, evocando frágiles pasiones lejanas,
                            una perceptible voz, plena de alientos,
                            me dice al oído: ¡ Más alas, más alas !
                            ¡Qué espléndidas rutas de paz y de estímulos
                            vislumbro en los vórtices azules del agua !...

                                             Félix Duarte Pérez

                                                                      
Foto de T. Calvente Duarte


                                               Entré en la vieja casita
                                               donde mi sueño arrullaste,
                                               cantando el dulce arrorró,
                                               bajo el oro de las tardes.
                                               Estaba triste y vacía ,
                                               como un nido en el ramaje
                                               de los almendros que cubren
                                               toda la extensión del valle
                                               Los jilgueros de aquel nido
                                               se fueron junto a sus padres
                                               y están desgranando trinos,
                                               a la luz del sol que nace.
                                               Yo, también, como un jilguero,
                                               me fui, dejando el paisaje
                                               y el hogar que amé de niño.
                                               ¡Qué sola quedó mi madre!...
                                               Llegué a otro cielo distinto;
                                               pero una tierra admirable.
                                               En ella bebí el acíbar
                                               amargo de los pesares...
                                               Jamás de mi pensamiento
                                               pudo la ausencia quitarme
                                               tu recuerdo, porque en él
                                               llevé grabada tu imagen.
                                               
                                                     Jesús María Duarte Pérez
                                           
                                                    

Foto de T. Calvente Duarte

                             
                                Qué azul perdido en rayos de consuelo,
                                cual pluma añil en pájaro amarillo,
                                el fulgor de tus ojos sobre el brillo
                                del alma, más azul que el mismo cielo.

                                Qué fondo de riqueza, riachuelo
                                que arrancó de tus sueños el polvillo
                                del amor más ardiente y más sencillo
                                para acallar mi angustia y mi desvelo.

                                Qué límpido cristal, nunca dañado,
                                fiel a mi corazón y a tu costado
                                en la carne de otoño , ya vencida;

                                Qué espejo de la dulce primavera
                                donde el cielo se ve, tal como era
                                de azul, en el transfondo de tu vida.

                                      Carmelo Duarte Pérez
                                 


                       

Día de Las Madres y Breña Baja   

 

En el libro del Catedrático de la ULL, Alfredo Mederos Pérez (1933-1917), titulado "La conspiración contra LA REPÚBLICA EN LA PALMA" , en un segmento del capítulo sobre Breña Baja,  se señala lo siguiente:

         "El 5 de abril de 1936, siendo Alcalde accidental Manuel Castañeda Pérez, a propuesta del concejal Félix Duarte, la corporación instauró el "Día de Las Madres" en el tercer domingo de mayo. Breña Baja fue el primer municipio español que celebró esta fiesta. La propuesta de Félix Duarte fue publicada en el diario republicano El Tiempo de Santa Cruz de La Palma el viernes 24 de abril de 1936".
 Y en el pie de página, acota lo siguiente:
Actas del Ayuntamiento de Breña Baja (1936-1939). Datos proporcionados por Ana Casañas Sicilia, funcionaria del Ayuntamiento de Breña Baja.
Es mucho lo que se ha escrito sobre el tema , yo les dejo con este link sobre Breña Baja y las madres.
y recomiendo ampliamente la lectura del interesantísimo y hermoso libro del Doctor en Filología Hispánica Carlos Brito Díaz ,llamado "Integro Amor: La Fiesta de Las Madres en Breña Baja" (LXXV aniversario 1936-2011).



Así, la aspiración de la propuesta encabezada por  Félix Duarte Pérez, se hace realidad ,   Juana Pérez Crespo, su madre, contaba con aproximadamente 66 años de edad . Debió ser una emoción infinita para ella.


Breña Baja se convitió desde entonces, en el primer municipio de España en conmemorar el "Día de Las Madres" y debe a dicha celebración y al informe favorable de la Academia de La Historia, el otorgamiento, en 1947, por parte del Ministerio de La Gobernación, del título de "Muy Noble y Honorable Villa". Tiempo más tarde, se fijó como fecha para dicha celebración al primer domingo de mayo.

Juana Pérez Crespo


             
¡Son tantos los poemas dedicados por los hijos a su progenitora !.Por lo pronto y para finalizar este Post, quiero compartir con uds. uno de ellos, escrito por Carmelo Duarte Pérez:


                                                        
        

Isla de La Palma. Fotografía de O. Calvente Duarte


                                       
                                                            TAL VEZ MAÑANA

                                                 Tal vez, mañana, volverás conmigo,
                                                 por el camino incierto de las sombras,
                                                 a la casa, hoy desierta, donde juntos soñamos.
                                                 No habrá huellas de tiempo
                                                 ni rostros torturados que nos miren,
                                                 Tú llegarás, liviana del azul infinito
                                                 que yo cargo en el gusto de buscarte sin tregua,
                                                 al hogar donde juntos
                                                 reestrenaremos el tambor brilloso
                                                 de aquel sollado antiguo
                                                 que fuera el alto pino en que mejor cantaron
                                                 las nubes y los pájaros
                                                 de la amiga montaña que nos vió
                                                 dormir el sol de otoño
                                                 en el espejo claro de una lágrima.

                                                 Tal vez, mañana, cruzarás conmigo,
                                                 por los llovidos zurcos de tu huerto,
                                                 contemplando el verdor lleno de estrellas.
                                                 Allí, en la tierra por amor parida,
                                                 donde anduvimos siempre
                                                 probando de la noche
                                                 sus tajadas de luna;
                                                 allí donde volaron las hojas de los días,
                                                 con su temblor de plumas y campanas,
                                                 para apurar nuestro feliz reencuentro.

                                                 Tal vez, mañana, subirás conmigo
                                                  aquellos cerros que las uvas doran;
                                                  los que dieron la leña milenaria
                                                  para el alegre humo, perfumado,
                                                  que haría la paciencia del invierno.

                                                   Tal vez, mañana, partirás conmigo
                                                   por aquel mar que amaneció en tus ojos,
                                                   creció sobre mis hombros y tiñó mis pupilas,
                                                   El allí nos aguarda con camisa de fiesta.
                                                   Nos llevarán sus olas -cerca está el horizonte-
                                                   y tu brisa celeste
                                                   empujará la vela de esa vida
                                                   que palpita en el pecho del vacío...

                                                                 Carmelo Duarte Pérez
                                                   


                                                
                                                 

22 feb. 2018

Vocación: Educador








Un profesor trabaja para la eternidad: nadie puede decir dónde acaba su influencia.

 Henry Adams (1838-1918)



De lo que voy a escribir a continuación en este Post, recuerdo muy poco. Me apoyaré en imágenes fotográficas y en lo que me han contado mis hermanas. A veces, la memoria juega con los años y da lugar a una que otra confusión. Por eso, hoy más que nunca, me alegraría muchísimo si algúno de mis lectores que haya sido testigo de aquellos tiempos o tenga información al respecto, corrija o confirme lo que aquí relato, pues he buscado información a través de la web  para respaldarlo y no he corrido con suerte.


Algunas Instituciones Educativas de  mediados de los años 50 en Punto Fijo 


Carmelo Duarte Pérez  al poco tiempo de estar en Punto Fijo, aún cuando en un primer momento se dedicó al comercio, no tardó en incorporarse a desempeñar su vocación de educador en distintas instituciones. Mostraré sólo aquellas en las que él trabajó y que se fueron creando en esta pequeña población considerada durante muchos años como caserío.


Comenzaré con el Instituto Andrés Bello en Punto Fijo  que, al parecer , quedaba en la Calle Falcón de Punto Fijo.




Sello del Instituto Andrés Bello
Carmelo Duarte Pérez



En Punto Fijo




Las siguientes fotografías, asumo , por la descripción del uniforme que me dieron mis hermanas, que también pertenecen al Instituto Andrés Bello  del que venimos haciendo referencia. Cualquier información que me puedan aportar será infinitamente agradecida. Igualmente, en otro Post, podría publicar nuevamente estas fotos debidamente ampliadas








Otra de las escuelas de esa época fue el Instituto "San Rafael".  De este colegio, el Profesor Arcadio Conzález Acosta escribió en su columna "Crónica Talaverana" del Diario Médano en su edición del viernes 19 de septiembre de 2003, entre otras cosas, los nombres de instituciones de toda índole y escuelas creadas  en aquellos años a los que hacemos referencia. . Entre otras cosas dice: 

"En el "Instituto San Rafael" se podía cursar los primeros tres años de bachillerato contando con una nómina de docentes con mucha experiencia y vinculación con otros institutos de enseñanza primaria y secundaria.Ya en el año 1956 estaba esta institución bien consolidada celebrando con programaciones su aniversario, los carnavales, el Día del Maestro, Día Panamericano y el onomástico de grandes maestros como Don Andrés Bello, Simón Rodríguez, Fermín Toro, donde el profesor Carmelo Duarte, era por lo general, el encargado de organizar estos eventos"

La fotografía corresponde a Mireya Riera, del segundo año de bachillerato del Instituto San Rafael, quien fuera Reina de dicha institución en el año 1956




Mi hermana Luisa asevera que el Instituto San Rafael, tuvo su primera sede en la Calle Arismendi de Punto Fijo, luego fue mudada al "Edificio Pinto" y por último tuvo su ubicación en la Calle Sucre, detrás de la Papelería Arandia . Su Director era el Profesor Ramiro Flores.


Seguidamente, se creó el Instituto Fermín Toro , ubicado en la Calle Garcés de Punto Fijo, donde podía cursarse hasta el quinto año de bachillerato. Mis hermanas me llevaban cuando tenían clases de costura...tengo un leve recuerdo de alguno de esos días, pero para mí, lo máximo era cuando me llevaban Carmen o Luisa con sus amigas, a la salida de clases, a merendar unas deliciosas "bombas" en la "Pastelería El Cielo"  también llamada "Pastelería La Española" . Les comparto una fotografía de aquellos  días, que está bastante deteriorada después de sobrevivir a una inundación, en ella se destaca la celebración de los carnavales  de esa institución donde fue elegida Reina del salón Virginia Pachano y mi hermana  Carmen es  una de las Damas de Honor



Otro de los colegios donde impartió clases mi padre fue en el Instituto Cervantes ubicado en la Calle México, duró muy poco y no pude conseguir imágenes ni escritos que dieran fe de su existencia.. A partir de entonces se desempeñó principalmente en el Liceo Mariano de Talavera de Punto Fijo, al cual dedicaré en otra oportunidad un capítulo especial.
En el interín , muchas historias que contar...algunas más oportunas para otro blog.  Uno de ellas fue la muerte de mi abuela Juana Pérez en un desafortunado evento de la naturaleza ocurrido en la Isla de La Palma, pero de ello hablaré en el próximo post que dedicaré exclusivamente a este hecho, dada la importancia que mi abuela ocupó  en la poesía tanto de Carmelo Duarte Pérez como en la de su hermano Félix Duarte Pérez.


Del poema "Pico de Santa Ana"

Compartiré a continuación, parte de dicho poema escrito por Carmelo Duarte Pérez, el cual ha sido publicado en su libro Paraguaná en crepúsculo

Paisaje paraguanero, al fonfo el Pico de Santa Ana

            IV

Amaneciste con afán de altura
y en la nube densa estás subido,
nube que halaga la eclosión de un nido
y quiere hacerte sol de tu llanura.

Entre blanco y azul va tu hermosura
en ángulo de aliento definido:
himno del pueblo que se ha refundido                 
con la aridez, la arena y la ternura.

Y ese afán, que te sienta y te levanta.
se hace luz del hermano que te canta
con el coraje y signo del cardón,


pues tu estampa de viejo peregrino,                              
al pasar de lo humano a lo divino,                                                    
duerme en el puente de mi corazón.
 

Duerme al socaire del deber que siento
y afecta lo profundo de un querer:
llevarte en lo más claro de mi ser
como promesa de mi pensamiento.

Llevarte, con tu gente y con tu viento,
con tu flora, tu fauna, tu poder.
hasta la hora exacta de perder
todo lo que he ganado en tu aposento.

Que aquí encontré, a mi paso por la vida,
la savia santa, que calmó mi herida,                                     
en los benditos cuencos de tu llano

y, luego que el destino me ha rehecho.
has llenado la alforja de mi pecho,
poniendo tus estrellas en mi mano

     Carmelo Duarte Pérez





Y ya para finalizar les dejo un link con este emotivo video Homenaje a Paraguaná Tierra Hermosa
publicado en YouTube por irbing velasco con el Título "IRBING INTERNACIONAL Homenaje a Paraguaná Tierra Hermosa" y realizada por   LA NUEVA PARAGUAFENIX PRODUCCIONES ANTES (PRODUCCIONES FENIX). Espero lo disfruten

Hasta la próxima






27 dic. 2017

Como sombra en el agua...

Ya próximos a la llegada del 2018 y como último Post del año, les dejo con este poema de mi padre que me llega muy hondo. Ha sido publicado en su libro "Transparencias Oníricas"


Quedamos en los seres y las cosas

                  I

Como sombra en el agua,
nos quedamos metidos en las cosas,
Nos vemos en las manos  abiertas y dolientes
de la casa paterna;
que en esos muros crece el sentimiento,
igual que en el silencio de los espejos rotos
y en el "furruco" de las gruesas cortinas.

Ya nos hemos quedado
en los goznes gastados de las puertas,
en la lumbre azulosa y sus espigas
que dan tumbo al aroma
del pan que alarga el sueño.

Quedamos en el hosco calendario
que nos golpea todas las mañanas;
en el diván de las perdidas siestas
y en tu bolso cargado de recuerdos.

Quedamos en los libros acotados;
en las oscuras venas de sus páginas
donde navega el pensamiento
en lasfiguras que lo ilustran
y reclaman su anchura de colores.

Quedamos en los vinos ausentes
en la hora de luz que miras , recelosa,
cuando tiembla por irse
para dejar en vilo nuestra cena.

Metidos en las cosas, nos quedamos, amor ;
comidos por la lima de los días
en ese afán de ver las estaciones
arder en la parrilla de los surcos.

Quedamos en la niebla del ingrato quehacer
y en la ruinosa hiedra de los falsos amigos;
en la música antigua que dejamos de oir
y en todos los paisajes que no vemos.
Casi solos, cual hilo en el carrete de la vida,
envolvemos el trompo del vacío...


                     II

Pero la sangre sigue, renovada,
en hijos transfundida.
Hemos sembrado ideas
en la heredad, liviana, del espíritu
y no habrá flor sin besos
ni raíz sin un cuenco de agua fresca
en cada corazón que hemos forjado.

En los hijos nos queda lo que fuimos:
esperanza batida en decepciones,
esfuerzo por salvarse del naufragio
sufrido frente al puerto de la gloria;
más, la gloria está en ellos, me dijiste.

Quedamos en los hijos
como la sal en la ablución marina,
como el añil en el lejano cielo;
quedamos en la luz
que da el color divino de sus ojos
y, así, poco a poco, comprendemos
lo que es la eternidad

          Carmelo Duarte Pérez






Y ahora sí, hasta el próximo Post
                                                    



                                          ¡FELIZ AÑO 2018!