27 dic. 2017

Como sombra en el agua...

Ya próximos a la llegada del 2018 y como último Post del año, les dejo con este poema de mi padre que me llega muy hondo. Ha sido publicado en su libro "Transparencias Oníricas"


Quedamos en los seres y las cosas

                  I

Como sombra en el agua,
nos quedamos metidos en las cosas,
Nos vemos en las manos  abiertas y dolientes
de la casa paterna;
que en esos muros crece el sentimiento,
igual que en el silencio de los espejos rotos
y en el "furruco" de las gruesas cortinas.

Ya nos hemos quedado
en los goznes gastados de las puertas,
en la lumbre azulosa y sus espigas
que dan tumbo al aroma
del pan que alarga el sueño.

Quedamos en el hosco calendario
que nos golpea todas las mañanas;
en el diván de las perdidas siestas
y en tu bolso cargado de recuerdos.

Quedamos en los libros acotados;
en las oscuras venas de sus páginas
donde navega el pensamiento
en lasfiguras que lo ilustran
y reclaman su anchura de colores.

Quedamos en los vinos ausentes
en la hora de luz que miras , recelosa,
cuando tiembla por irse
para dejar en vilo nuestra cena.

Metidos en las cosas, nos quedamos, amor ;
comidos por la lima de los días
en ese afán de ver las estaciones
arder en la parrilla de los surcos.

Quedamos en la niebla del ingrato quehacer
y en la ruinosa hiedra de los falsos amigos;
en la música antigua que dejamos de oir
y en todos los paisajes que no vemos.
Casi solos, cual hilo en el carrete de la vida,
envolvemos el trompo del vacío...


                     II

Pero la sangre sigue, renovada,
en hijos transfundida.
Hemos sembrado ideas
en la heredad, liviana, del espíritu
y no habrá flor sin besos
ni raíz sin un cuenco de agua fresca
en cada corazón que hemos forjado.

En los hijos nos queda lo que fuimos:
esperanza batida en decepciones,
esfuerzo por salvarse del naufragio
sufrido frente al puerto de la gloria;
más, la gloria está en ellos, me dijiste.

Quedamos en los hijos
como la sal en la ablución marina,
como el añil en el lejano cielo;
quedamos en la luz
que da el color divino de sus ojos
y, así, poco a poco, comprendemos
lo que es la eternidad

          Carmelo Duarte Pérez






Y ahora sí, hasta el próximo Post
                                                    



                                          ¡FELIZ AÑO 2018!



26 nov. 2017

Abanico de sol , Paraguaná ...


    Di muchas vueltas en mi cabeza sin saber cómo iniciar este Post,hasta que al fin, creí oportuno comenzar compartiendo una imagen que está en el alma y en la mente de todo aquel que haya vivido en Paraguaná.... La acompaño con el soneto que escribió y publicó mi padre en su libro "Paraguaná en Crepúsculo



Atardecer en Villa Marina , El Pico.


                      La Playa de " El Pico"


                 Planchada o removida por la ola,
                 seca o mojada, limpia y amarilla,
                 ¡cómo estiras y encoges la presilla
                 de tu traje de mar cuando estás sola!

                 Cada estrella te brinda su corola
                 y tú la vas besando hasta la orilla
                 con un raro temblor de pesadilla,
                 con un dulce rumor de caracola.

                 No hay secreto de amor por ti ignorado
                 no hay quien en tu plumón no haya soñado
                 ni quien no vaya a ti para soñar

                 No importa la distancia, pues lo cierto
                 es que tu ciel es ancho y está abierto
                 para darle a la vida su cantar...
                           

  

Punto Fijo

                                                                                                     

En el precioso libro titulado Recuerdos míos ,su autora Isabel García Lorca comienza diciendo: 
 
"Lo que yo hago ahora, lo que puedo hacer, es recordar. A veces el recuerdo aparece claro, transparente; otras, en cambio, surge como en una nebulosa, lo que tan bien llamó Gabriel Miró el "humo dormido". Porque los recuerdos no permanecen nítidos en la conciencia, son retazos vagos, casi perdidos en mi memoria, y lo que los despierta a veces es una palabra que produce una sensación difícil de comunicar ....."   


Intentaré resumir algunas de mis evocaciones, sin apartarme tanto del tema principal que me llevó s realizar este blog   




Calle Bolívar de Punto Fijo, hace unos cuantos años

   
En la anterior imagen, se puede apreciar la ubicación  de la segunda casa en donde se establecieron nuestros padres, una vez que llegaron a Punto Fijo. En la parte delantera, se encontraba la floristería , a la que le dieron por nombre "Floristería El Lirio. " Quedaba entre "La Casa Eléctrica" y "Abastos Gutiérrez". Este último   pertenecía a mis padrinos Luz y Gregorio Gutiérrez .



   
Carmelo Duarte Pérez  en  la  "Floristería El Lirio"

                                      

 Irene, Navidad en la Floristería
Mi madre y yo con nuestra prima Cángrida


 
En la Floristería El Lirio: Mis hermanas Dalila, Luisa y Carmen con nuestra prima Cángrida


 

Mi mente se abraza al recuerdo de una infancia muy feliz en estos años. Mis padres trabajaron duro para engancharse en esta nueva vida. Nunca supe si tuvieron experiencia previa en floristería ... pero su afán y el arte de mi hermana Dalila, los hizo desenvolverse sin problemas en el ramo. Recuerdo la flor de una enredadera que tenía forma de campana y al secarse adquiría formas y texturas maravillosas...mi hermana las incorporó a los ramos de novia y  años más tarde vi en revistas, fotos de la alta sociedad caraqueña donde los bouquets de novia llevaban un toque de la misma flor. Nunca más he visto dicha enredadera, al parecer,un amigo de mi padre , en aquel entonces, le trajo las semillas de Brasil.   

                      

                                  

Mi hermana Dalila en la Floristería El Lirio


Viendo la fotografía precedente , investigo y me encuentro con que la famosa "Barbie" de Mattel, no había salido a la venta para entonces ... parece que tenía sus predecesoras.
                                                   




Adaro

 

Olguita Morales y yo en la Playa de Adaro 

Uno de nuestros lugares favoritos era Adaro en Paraguaná
En este link,  más que nada se aprecia el Club cuya entrada era permitida a los empleados de la Refinería de Amuay, pero Adaro fue mucho más y lo podía disfrutar el que quisiera. Íbamos de noche a pescar y  a bañarnos en lo que llamaban "El Muellecito", cuya luz  alumbraba el mar y por ello la gente se confiaba a adentrarse en sus aguas de manera nocturna. Allí aprendí a nadar. De noche , el agua,que parecía un plato, reflejaba multiples colores de luces de los barcos petroleros y convertía aquellas caminatas, en medio de pinos y "Quonsets" en una verdadera delicia. Pero ... ¡fue todo tan efímero!...De aquel lugar, la contaminación y la mano del hombre, no dejaron nada. Muchas veces llegué a preguntarme si sería realidad lo que yo recordaba y gracias a Internert pude y espero seguir obteniendo imágenes que me confirman que he estado en lo cierto. 
Por su parte, mi padre le dedica a Adaro el siguiente poema , publicado en su libro "Paraguaná en Crepúsculo":


              Ahora es sólo un corazón cercado,
              un cementerio de recuerdos
              donde hubo un caserío 
              con despertar de barcos, de sirenas,
              de cielo y mar cargados de crepúsculos.

              Allí arrullamos horas
              que las brisas yodadas confortaron:
              la pesca era balsámica en la orilla
              para alivio del alma.

              Pero, un día, llegó un afán morboso
              con su sed de huracanes
              y destruyó los aposentos
              cuyos escombros levantaron
              una interrogación al infinito...

              Quedó sólo un murmullo de mareas,
              el susurro del viento
              sobre ilusiones muertas
              y un signo exclamativo desgarrante
              que invita a presumir lo que será
              "la sólo mata gente"sobre el mundo
              que el ínfimo Macondo simboliza
              ¡Oh soledad de cien mil años!... 
                        
                         Carmelo Duarte Pérez
                
                  


                
 Igual que tantos, Carmelo y América llegaron para quedarse, desafiando aquel duro presente que irónicamente les permitía vivir en libertad en medio de la Dictadura de Marcos Pérez Jiménez.Eran muchos los emigrantes canarios y penínsulares que se residenciaron en Paraguaná , tanto así, que tengo un blog "aún en pañales"donde hablaré más ampliamente de ello.  Pronto fundaron el "Centro Hiapano de  Instrucción y Deportes " de Punto Fijo, siendo mi padre su primer Presidente.


 Coronación de Dora I, reina del primer carnaval del Centro Hispano en Punto Fijo
               


De derecha a izquierda, Don Pedro y Doña Nínive Batista, Dora I y Carmelo Duarte


De Fiesta en el Centro Hispano


Jóvenes inmigrantes  en fiesta del Centro Hispano

Nuestra casa era un ir y venir de gente, muchos familiares que iban llegando de otras latitudes, paseos y excursiones imborrables, primos que venían a pasar vacaciones desde Caracas...,amigos y nuevas amistades  que se iban concentrando en aquella incipiente localidad.
Una de las estrofas de su poema PUNTO FIJO, también publicado en "Paraguaná en Crepúsculo" , dice así:



 

Aquel Punto Fijo, árido, rico en atardeceres, sostenido en la  construcción y funcionamiento de importantes refinerías de petroleo y el calor de su gente paraguanera , proyectaba esperanzas y miles de sueños por cumplir 

Y así, en poco tiempo, Carmelo Duarte Pérez se fue integrando a su nuevo país, Venezuela, logrando incorporarse al ramo que tanto amó, como fue la Educación. En el próximo Post me extenderé en ello.




Ya para finalizar, les recomiendo el siguiente link en Youtube, donde podrán ver una película venezolana de Olegario Barrera llamada "Pequeña Revancha" presentada por "Cine seis ocho". Se desarrolla bajo una historia ficticia en un pequeño pueblo de nuestra querida Península de Paraguaná y les confieso que me atrapa. Los niños que aquí aparecen, reflejan esa dulzura e inocencia que recuerdo con tanto cariño, de los recorridos por mi tierra natal. Adicionalmente, puedo contarles que en ella también trabajaron como actores, entre otros,   algunos inmigrantes canarios de la Isla de La Palma como Vicente Hernández, Porfirio Rodríguez y Basilia Hernández . Espero la disfruten.

Hasta el próximo Post.




29 sept. 2017

Inmigrante

                                         

1950-52 

 

Al fin  logra mi padre desembarcar en Venezuela y se residencia por más de un año en la ciudad de Caracas. Al poco tiempo pasa a dar clases en el Colegio Salesiano de la capital .
                                  
Colegio Salesiano de Caracas

Queriendo imaginar un poco cómo era el ambiente ,  en las "Memorias de José Antonio Díaz tal como se las contó a Oscar Yánez" se señala que "Caracas era un pueblo con pretensiones de gran ciudad, con  unos 800.000 habitantes", los diarios censurados  publicaban informaciones de los artistas y ya en aquel entonces aparecían en sus portadas muchas reinas de belleza. Las películas de moda..."El Circo" de Cantinflas, "El Príncipe de la Selva" con Sabú, "Winchester" y "Arroz Amargo" con la italiana Silvana Mangano. . También se hablaba de Pedro Infante con"También de dolor se canta" y  de una película venezolana de nombre "Olimpíadas Musicales" con el recordado Héctor Monteverde. En toda Caracas sonaba la canción de Bobby Capó llamada  "Mala suerte". Era Noviembre de 1950.




Pero necesitaba mi padre mayores ingresos para traer consigo a su esposa e hijas, quienes permanecían en Canarias, y ante la oferta que le hacen los Hermanos Batista para establecerse en Punto Fijo - Edo Falcón , decide aceptarla y residenciarse en la Península de Paraguaná , lugar que dejó  eterna y amorosa huella en la vida de Carmelo Duarte Pérez y de toda su familia.


Grupo de trabajadores de Batista Hermanos en Punto Fijo


Excursión con el grupo de Batista Hermanos


Pasado un tiempo, llegan a Venezuela , en el buque El Marqués de Comillas , mi madre y mis hermanas Dalila, Luisa Olinda y Carmencita  En tal sentido les comparto también este video publicado en Youtube  por Agustín Miranda Armas : "Las edades del Marqués de Comillas .


Luisa y Carmem con su abuela Juana Pérez y primas, antes de partir a Venezuela*

         
                               
Dalila, Luisa y Carmen  con sus primas Castañeda, antes de su partida a Venezuela*


Al día siguiente en un viaje maratónico por vía terrestre, se dirigen a la Península de Paraguaná, específicamente a un lugar llamado Punto Fijo, pueblo pequeño que por muchos años fue considerado apenas como caserío y se establecen en algún lugar de la Calle México.


1953

 

Se mudan a la Calle Bolívar No 7 y en diciembre me "trajeron al mundo". A partir de esta etapa , como es lógico, podré describir mejor , acompañando lo descrito con lo vivido ,  la historia de mis padres.


Y ya , para finalizar este post, les dejo con un soneto que años después me escribiría mi padre y publicaría en su libro" Paraguaná en crepúsculo"


                                                       IREMARI

                                         Llegaste  en un regalo navideño
                                         con todo el oro del amor de estío;
                                         naciste en este suelo que no es mío
                                         porque el viento y el sol no tienen dueño

                                         Llegaste con la dicha de un empeño
                                         que seca un mar y que endereza un río
                                         y el oro echó raíz, a su albedrío
                                         bajo tus pies, para agrandar mi sueño

                                          Hoy, con tu fiebre de universitaria,
                                          en nobles convicciones millonaria
                                          y al ajeno dolor tierna y sufrida,

                                          abrázate, conmigo, a la ambición
                                          de no deberle nada al corazón
                                          ni avergonzarte nunca de tu vida.

                                        

 Hasta la próxima



*Quiero agradecer a Agustín Perdomo Sicilia por el arreglo de las dos últimas fotografías presentadas en este blog.