31 ago. 2017

CARLOS MANUEL RODRÍGUEZ SÁNCHEZ

Una de las gratas  y entrañables sorpresas que me ha traído este blog  ha sido el encuentro a distancia con Carlos Manuel Rodríguez Hernádez, nieto de Don Carlos Manuel Rodríguez Sánchez , compañero de cárcel en la Prisión Flotante de Porto Pí de Carmelo Duarte Pérez. Todo gracias  al Post sobre  Fyffes y Porto Pi donde, en unas fotos publicadas pudo reconocer a su abuelo y enviarme una nueva imagen que jamás había visto y donde aparece también , Don Carlos (quien tiene un pequeño perro en sus brazos) , Don Sixto Massieu (arriba de primero a la izquierda) ,  mi padre y quien sabe si con suerte y a través de mis lectores podamos identificar a los demás .Dicha imagen, la comparto a continuación:

     



Hago este corto post en homenaje a Don Carlos, cuyo nieto  en algún momento publicará la Obra de su abuelo. Mientras, puedo señalar que en el libro "Antología de Musas cautivas"- "Edición facsímil de un manuscrito de extraordinario valor histórico que sobrevivió a la cárcel, a la represión y al olvido"del Profesor Alfredo Mederos, aparece un manuscrito suyo , titulado "Elogio a e este libro, intento de prosa rimada"/ que comienza así:
                               
                      ...Y cuando algún día una mano amiga, con delicadeza y y curiosidad , logre abrir las llaves de este manantial, encontrará en él, para su futuro, muy variados líquidos de algo substancial, que en lejano tiempo supo discurrir, ahondando caminos, derribando muros, rompiendo cadenas de mil desengaños y forjando nubes de vana ilusión, por estos caminos estrechos y duros que un noble ideal, redentor y justo a todos impuso esta crueldad....cont.

Por razones obvias, no puedo publicarlo completo..pero termina diciendo:

                    ...  Todo es mezquindad, insignificancia,dolor y amargura donde anida el mal; sólo hay una cosa muy noble, muy pura, fuerte, indestructible: el ideal.

                                            
                                                 Prisión Costa Sur -26-8-940
                                       
                                                       Carlos M. Rodríguez 



Para el momento en que lo apresaron, Don Carlos, era el Vicesecretario de Izquierda Republicana en Santa Cruz de La Palma, fue condenado a 26 años de cárcel por formar parte del Comité que asesoró al delegado del Gobierno durante la Semana Roja . Su esposa, por miedo a la represión, destruyó todo lo escrito y poco se salvó. Vivió en La Palma luego de ser excarcelado en 1941 y como para todos los que lograron sobrevivir a la prisión de aquellos días, nada volvió a ser igual.


Don Carlos Manuel Rodróguez  Sánchez

Esperemos que sus nietos y familiares logren recuperar aunque sea una parte de su interesante y hermoso legado y puedan publicarlo.


Hasta otra oportunidad.






                      


28 ago. 2017

Delfina Noya - La Guaira

Llegada al Puerto de La Guaira 

 

 "A los cuarenta y un días de aventura sobre el Atlántico y el Caribe, el ancla de "La Delfina" es arriada en el Puerto de La Guaira en horas crepusculares junto a la flota pesquera que, con peripecias semejantes a través del Océano, envistió* contra todos los riesgos de la naturaleza, para verse carcomida por las clacas en el más tétrico abandono" . (Desde La Guaira a " El Dorado ", Últimos días de una Epopeya Romántica )  Carmelo Duarte Pérez


 

 

"Había en nuestra alma una mezcla de satisfacción y desaliento, una alegría sin expansión posible y un retenimiento del deseo de andar, comer, beber y comunicar a nuestros semejantes todo el contenido de que se alimentó nuestro corazón en la singular adversidad."

 

Es de imaginar , que  los pasajeros de esta aventura soñaban con ver por terminada su situación...pero no fue así para todos.

A continuación , comparto la imagen y parte de la primera carta que le envía mi padre a la familia desde el Puerto de La Guaira el día 26 de Junio de 1950, luego de su llegada al mismo, la noche anterior

 

 

 

La Guaira 26 de Junio de 1950
Sra. América Castañeda de Duarte
Calle Huertas
S. C. de La Palma

Queridísima  América: Ayer anclamos en la bahía de La Guaira y hoy estamos pendientes de que nos den la tarjeta para ir a  Caracas para documentarnos. Te escribí desde Chirimena y me apresuro a hacerlo desde aquí para que pronto  tengas noticias mías.  Me encuentro muy bien de salud y lo que más deseo es saber de ustedes. Estuvimos 37 días en el viaje debido a la rotura del motor y 3 días de calma. El barco es muy valiente y por ello pasamos tres temporalillos. Comida hubo para todo el viaje pero a base de gofio. Salimos con poca agua debido a la precipitación de última hora, pero tuvimos la suerte de que un petrolero español "Campoamor" nos diera 18 bidones. Con eso, racionándola, escapamos. Vinimos 231 contando dos niños y tres mujeres. A los 7 días de viaje y por dicho petrolero te escribí para que fuese depositada por un marino del mismo. No tuvimos enfermos y, por mi parte, me hice un marino a los dos días pues pasé hambre en los dos primeros días y con un poco de mareo estuve alicaído. Puedo decirte que hasta los temporales me agradaron. Las impresiones de los paisanos que están llegando a ver a sus familiares son malas con respecto al trabajo, pues ha ido empeorando la situación. Yo de momento estoy muy preocupado, ya que estando en tierra después de la aventura, no dudo en ir alcanzando lo indispensable hasta situarme mejor, de momento hay que orientarse y documentarse. Vamos a ver si empiezan pronto a sacarnos de aquí y qué es lo que exigen para quedar en disposición de trabajar...(Cont.)

                                             
 El resto  , se refiere a cuestiones personales que no viene al caso compartir. Sólo puedo añadir , que es evidente que mi padre le "dora la píldora" a mi madre y a la familia que dejó atrás  con el fin indiscutible de no causarles más preocupaciones y tristezas.


 Desde La Guaira a " El Dorado "- Últimos días de una epopeya romántica  

 

Así subtituló Carmelo Duarte Pérez su libro por publicar " Crónica de un viaje en tinieblas " para describir los hechos que, a través de su percepción, ocurrieron luego de llegar a dicho puerto.

Tenía la idea y la ilusión de extenderme en este tema , prácticamente no hay nada escrito sobre lo ocurrido con la mayoría de los pasajeros...sólo se habla del capitán y su tripulación, quienes, afortunadamente y sin problemas, abandonaron la goleta , tal y como lo describe el Cap. Delio Ortega Morales en una entrevista que le realizaron en el Vespertino El Mundo el día 10 de junio de 1985, parte de cuya imagen puede ser vista a continuación , y en donde dice textualmente lo siguiente: " Recalamos frente al Cabo Codera y desde allí fuimos remolcados a La Guaira. Fuimos bien atendidos por las autoridades venezolanas , que nos tomaron la filiación y nos dejaron marchar"....

                                


Pero la realidad del resto de los pasajeros fue muy distinta, los pusieron en cuarentena y la Guardia Nacional destinó a mi padre como vocero y representante de sus compañeros de travesía . No pudieron abandonar el barco de la noche a la mañana, las viscisitudes fueron igual de fuertes que el viaje previo...y a un grupo de ellos, ilusionándolos de permitirles la salida, les tocó la triste historia (narrada con lujo de detalles en el libro "Al Suroeste la Libertad" (de Javier Díaz Sicilia) ) de ser recluídos en la Cárcel El Dorado Digo que tenía la ilusión porque no he sentido el "feedback"  que esperaba a través del desempeño realizado  en el post anterior, seguramente he fallado en algo que aún no sé definir y cuando lo descubra, puede ser que continúe describiendo lo ocurrido además de seguir compartiendo , como hasta ahora, algunas imágenes interesantes, con un trabajo que espero tenga dolientes en hijos y nietos de los protagonistas de esta historia.


Para comprender mejor el entorno que le tocó vivir a todos estos seres que decidieron venir a Venezuela desde las Islas Canarias , tanto en el Velero Delfina Noya (año 1950) como en otros similares de aquel entonces , les dejo con el link publicado en YouTube de este excelente documental del cine venezolano del año 2012 escrito y dirigido por el cineasta Carlos Oteyza y narrado por Laureano Márquez, bajo la Producción de Verónica Cañas, Priscilla Torres y Ángela Bello. Tiene una duración de 90 minutos y está basado en la historia real de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez

                                   
       Tiempos de Dictadura , Tiempos de Marcos Pérez Jiménez

 



Igualmente, recomiendo leer  el siguiente link del trabajo realizado por Nestor Rodríguez Martín   que lleva por título La emigración clandestina de Canarias a Venezuela en los años 40 y 50 del Siglo xx   En la pág, 125  señala:

"Hasta finales de 1949, las continuas expediciones que llegaban fueron amistosamente recibidas, se ponían a su disposición médicos y centros sanitarios y se facilitaron los contactos entre emigrantes y republicanos españoles exiliados que, en numerosas ocasiones, prestaron una ayuda decisiva para el avituallamiento de los barcos,y el propio cónsul de la República española, al no estar el régimen franquista reconocido por Francia, intervenía de manera favorable para los emigrantes ante las autoridades francesas. A partir de la fecha citada, a los pasajeros se les pusieron toda clase de trabas para desembarcar, amenazándolos continuamente con penas de cárcel si desobedecían la orden de permanecer en su barco aunque éste estuviera a punto de hundirse ".

Como puede apreciarse, a los pasajeros de La Delfina y de todos los veleros clandestinos que llegaron en el 50, no les fue nada fácil  el desembarque.


Y ahora sí, me despido hasta el próximo Post




*Envestir : A. Desembarcar










                                

                                                                        

15 dic. 2016

CARMELO DUARTE PÉREZ, CHIRIMENA - DELFINA NOYA

Llegada de "La Delfina" a Chirimena 

 

 

Con una hoja de block y un lápiz de carbón  Carmelo Duarte Pérez escribe, apenas desembarca en Chirimena-Edo Miranda (Venezuela), la siguiente carta que envía y llega a manos de mi madre. La comparto porque ilustra los días que quedaron grabados para siempre en su memoria e hicieron mella en la nuestra. Aparte de tener un valor sentimental para nosotras sus hijas y para sus familias, no deja de ser un documento tangible de aquel viaje que fue, uno de los tantos que surgieron en similares circunstancias para la época  

 

 

 

 


                                       

   A continuación, buena parte de la transcripción , acompañada de otra imagen del lugar :


 

 Chirimena (Venezuela) a 24 de junio de 1950

 

 Sra. América Castañeda 

 

 Calle Huertas (Sta. C. de La Palma)

 

   Queridísima América : Después de un viaje largo pero relativamente bueno, hemos llegado a Chirimena (a seis horas de la Guaira) y hemos desembarcado por falta de viento y porque el motor casi no nos sirvió de nada . Aquí nos han atendido muy bien , es una gente muy buena y familiar. Esperamos el remolcador que nos llevará, pues así parece de ritual. No hace mucho calor y hay mucho coco y piña , de los cuales hemos comido bastante. Espero que Rizal y Anselmo ya estén por la Guaira pues en Caracas ya debe haber conocimiento de nuestra llegada. Estamos cerca de Higuerote y hablé con un Sr. que conoce a Lesmes por el cual le mandé recuerdos. Supongo lo apurados que estarán por la tardanza de nuestras noticias , pero esto es así. En mis próximas cartas les hablaré de estos 36 días que a pesar de haber corrido tres ramalazos de ciclón y tres días de calma y todo lo demás que  de esto sabíamos que había de ocurrir , tiene también atractivos. Lo más que deseo es dormir , y de apetito no ando mal tampoco, así que espero engordarme y blanquear , pues estoy como un totí. Estas letras son sólo para ver si llegan pronto noticias, ya les escribiré a todos con calma. Delio puso un telegrama ayer a su hermano de Caracas para que a su vez lo pusiera a La Palma  por lo que estoy contento ya que todos se enterarán . Yo te escribí en alta mar cuando el "Campoamor" nos daba agua , una especie de mensaje que lo llevaría un marino a Arugas . Creo lo hayas recibido . El Capitán del mismo barco quedó en telegrafiar a la Compañía dando cuenta de donde nos encontrábamos

 

Luego continúa:


Todas las islas que hemos visto son muy bonitas y el Continente igual. El monte llega hasta el mismísimo mar y las tierras son muy productivas . De momento lo que más espero es saber de vuestra salud, sobre todo Carmencita y Olindita que son las que con más frecuencia están....

 

Y más adelante dice :

 

Como no he dormido, no sé ni el tiempo que hace, no cordino nada ...-Mándale recado a mamá y Félix en cuanto recibas las primeras noticias - Ayer nos bañamos en un riachuelo y fue un alivio fantástico , pues el agua salada yo creo que ensucia . Vuelvo a recomendarte que te cuides y a las niñas que no les falte de nada , pues ya en esta tierra tan grande y tan hospitalaria creo que he de ganar para ello. Escribiré de nuevo pronto y espero tener cartas tuyas en casa de Rizal. Saludos a todos los amigos y para nuestros queridos vecinos , mi mayor afecto , para mamá y nuestros hermanos con cariño  y para ti y las niñas mis inexpresables deseos de veros y abrazaros con el amor más hondo de tu

 

                               Carmelo

 

 

Confieso  que de pequeña , Chirimena era un nombre que nos sonaba a muy lejos desde Paraguaná... y  lo era ...sobre todo por las vías de comunicación de la época. Un lugar etéreo , del que había olvidado hasta el nombre cuando en mis años de universitaria conocí a unos amigos entrañables que me invitaron a visitar estas playas y las conocían desde su niñez como la palma de su mano. Tomé fotografías y se las mostré inocentemente a mi padre para que las utilizara en sus pinturas y al nombrarle el sitio al que pertenecían vi cómo se le hizo un nudo en la garganta antes de recordarme que fue  este el lugar donde desmbarcaron con el Delfina Noya.

 

El siguiente poema escrito por Carmelo Duarte Pérez , publicado en su libro "Huellas del Alma" y editado por el Hogar Canario Venezolano habla por sí solo :

 

 


                                  

                                          


Tres años después de fallecidos mis padres , en una de las ocasiones en que visité de nuevo estas playas que me atrapan y gracias a la Sra. Irma Naranjo y a su hija Norma logré contactar con dos personas , habitantes de Chirimena, que fueron testigos de la llegada del Delfina Noya a sus costas. Uno de ellos , el Jefe Civil de Chirimena, de quien hace referencia el Sr. Alcibíades Orribo en su libro Delfina Noya , Historia de una goleta al narrar lo sucedido  de acuerdo a su visión, luego de llegar a las costas de esta población del Estado Miranda:

 

"Le dimos gracias a la suerte que nos acompañó y muchos se arrodillaban llorando de alegría y hasta rezando, después vino el jefe civil y nos pidió calma porque tenía que mandar un escotero a La Guaira para avisar a las autoridades de La Marina; así que pasamos el tiempo tranquilamente hasta la tarde" 


El Sr. Juan Escobar, a quien conocimos junto a su esposa , era el Jefe Civil para aquel entonces. Nos atendieron muy amablemente y con la hermosa sencillez  de la gente de los pueblos , de la que uno se maravilla al reencontrarla, nos contó lo que recordaba de la llegada de la referida goleta. Al final del  Post les presentaré un audio con parte de lo que nos dijo durante la visita. 

Pues bien, para sorpresa nuestra también nos refirió a uno de los pasajeros de La Delfina que se había residenciado con el correr del tiempo en Higuerote


  Se trataba del Sr. Olegario Rodríguez, quien  muy amablemente nos concedió la siguiente entrevista:








Luego de conversar con Don Olegario, nos dirigimos a la casa del Sr. Nicolás Monasterios. Con él había hablado en la calle el mismo día en que nuestras amigas nos comentaron de la posibilidad de ubicar a testigos de la llegada del velero. Ese momento fue muy emocionante para mi. Nos contó que tenía apenas 15 años para ese entonces y recordaba que cuando pusieron pie en tierra, los pasajeros besaron el suelo. Que los reunieron a todos donde actualmente está la casita de "La Cruz de Mayo", que cantaban canciones ( él recordaba un poco una que me cantó en el momento) e intercambiaron frutas por gofio. Estaba contento , reunido con varios amigos . Cuando nos volvimos a encontrar semanas después , justo después de hablar y conocer a Don Olegario, el panorama cambió. Estaba triste y poco hablador, le acababan de dar los resultados de unos exámenes médicos y no eran muy alagadores....sin embargo nos cantó la canción que pudimos grabar, al igual que una conversación que, por respeto a su situación fue bastante corta.

 

Vistas de las costas de Chirimena

 



Para finalizar les comparto dos audios que contienen parte de nuestras conversaciones con  los  señores Juan Escobar y Nicolás Monasterios (Año 2004)


                                                                Audio Sr Juan Escobar

 


                                         Audio del Sr Nicolás Monasterios

 

 

Y bien ,  ahora si me despido por lo que resta del año esperando que el blog sea de su agrado y deseándole a todos mis lectores

 

    FELIZ NAVIDAD Y UN PRÓSPERO AÑO   NUEVO 2017

 

 

 

¡ Hasta la próxima !!!